Es Domingo

NOS HEMOS TRASLADADO:

24.04.2014 16:48

PUEDES ENCONTRARNOS EN:

pastoralvicenciana.webnode.es

Comenzando, no empezando

24.08.2013 13:34

“Un sábado entro Jesús en casa de uno de los principales fariseos para comer, y ellos le estaban espiando. Notando que los convidados escogían los primeros puestos, les propuso este ejemplo:

Cuando te conviden a una boda, no te sientes en el puesto principal no sea que hayan convidado a otro de más categoría que tú; y vendrá el que os convidó a ti y al otro, y te dirá: "Cede el puesto a éste." Entonces, avergonzado, irás a ocupar el último puesto. Al revés, cuando te conviden, vete a sentarte en el último puesto, para que cuando venga el que te convidó, te diga: "Amigo, sube más arriba." Porque todo el que se enaltece será humillado; y el que se humilla será enaltecido”.

Pronto comenzaremos un nuevo curso, un nuevo proyecto lleno de ilusiones, de esperanzas y, porque no decirlo, de proyectos que no son como nosotros esperábamos. Quizás porque la historia de nuestra vida no es tan nuestra como creemos, sino que es Dios quien va por delante marcando el sendero. Nuestra mirada del futuro es un tanto miope, es decir, miramos el futuro con valores de aquí y ahora; Dios conoce perfectamente ese futuro que para él es presente, por eso la mirada de Dios no es como la nuestra y sus planes, muchas veces, no son nuestros planes.

El Evangelio que nos presenta la Iglesia para este primer domingo de septiembre, bien podría servirnos a todos como una llamada de atención y un mensaje a tener presente durante el tiempo que ahora comienza. No buscar los mejores puestos es, sin duda, poner el acento en la necesidad de la humildad y el trabajo bien hecho. Nuestra sociedad nos presenta modelos labores de “ascenso”, nos dice constantemente: “eres más valioso cuanto más importante seas”. Jesús nos indica otro camino más duro y más valioso: el camino de la humildad, el camino del trabajo realizado por el simple gusto de hacer las cosas bien y no buscando la recompensa de otros.

Con otras palabras parecidas nos lo dice el libro del Eclesiástico en la primera lectura de este primer domingo de septiembre:

“Hijo mío, en tus asuntos procede con humildad y te querrán más que al hombre generoso. Hazte pequeño en las grandezas humanas, y alcanzarás el favor de Dios; porque es grande la misericordia de Dios, y revela sus secretos a los humildes. No corras a curar la herida del cínico, pues no tiene cura, es brote de mala planta. El sabio aprecia las sentencias de los sabios, el oído atento a la sabiduría se alegrará”.

Jesús maestro procede en su vida mortal con estos parámetros como guías de su acción; la humildad le llevará a la cruz, la sencillez a rodearse de aquellos que la sociedad no quiere, la obediencia a buscar la voluntad de Dios y no la suya y la compasión a dar su vida. Sin duda, para la sociedad actual y los valores que intenta inculcarnos, este Jesús no sería más que un pobre “desgraciado”, iluso y fracasado… pero resulta que este “fracasado” es el Hijo de Dios vivo, es Dios mismo; el “iluso” es el único capaz de llenar los corazones de una nueva esperanza que no se agota ante las dificultades y, el “desgraciado” es la Gracia encarnada, el que ha vencido a la muerte y dado un sentido nuevo a la existencia humana.

San Vicente de Paúl, nos explica el significado más profundo de esta humildad y sencillez aplicable a nuestro trabajo y a nuestra vida en general:

“La humildad consiste en anonadarse ante Dios y en destruirse a sí mismo para agradar a Dios en el corazón, sin buscar la estima y la buena opinión de los hombres, y en combatir continuamente todos los impulsos de la vanidad. La ambición hace que una persona busque el renombre y que digan de ella: “Por allí va”. La humildad hace que se anonade, para que sólo se vea a Dios en ella y se le dé gloria a Él. La humildad dice deseo de ser despreciado, de que no hagan caso de uno, de que todos lo tengan a uno por miserable. Su lema es “honor y gloria solamente a Dios, que es el ser de los seres”. La humildad imprime en el espíritu estos sentimientos: “renuncio al honor, renuncio a la gloria, renuncio a todo cuanto pueda darme alguna vanidad. No soy más que polvo y corrupción. Sólo tú, Dios mío, eres el que tiene que reinar. Si en mí hubiese algo que no te pertenece, Dios mío, me despojo con gusto de ello para dártelo y anonadarme totalmente ante ti” (V Conferencia, 22-8-1659).

Sin duda estas palabras de San Vicente son fáciles de entender y difíciles de vivir, pero si algo nos enseñan los santos es precisamente que, con su testimonio como ejemplo, es posible vivirlo si la fuerza y la esperanza está puesta en Jesús, el Cristo y en su mensaje como guía de nuestra acción. No hay que tener miedo a fracasar, porque sólo fracasa quien lo intenta y sólo lo consigue quien lo intenta. Quien no lo intenta ni fracasa ni lo consigue, se queda donde está y su vida se convierte en inmovilismo, creyéndose libre se esclaviza de si mismo y, creyéndose importante demuestra su propia necedad.

Somos mensajeros del Evangelio, no enseñamos sólo contenidos sino vida y Verdad. No trasmitimos sólo conceptos sino valores verdaderos; no hacemos números para la sociedad, modelamos en la medida de nuestras posibilidades, siendo manos del verdadero Alfarero que es Dios, ciudadanos al estilo del Evangelio, al estilo de Cristo.

Que este nuevo curso que comenzamos nos sirva a todos, cada uno en su medida, para seguir profundizando, buscando, descubriendo y sobre todo: Amando.

"Ese progresismo adolescente"

21.06.2013 09:06

PAPA FRANCISCO

MISAS MATUTINAS EN LA CAPILLA
DE LA DOMUS SANCTAE MARTAHE

 Ese progresismo adolescente

Martes 12 de junio de 2013

 

Fuente: L’Osservatore Romano, ed. sem. en lengua española, n. 24, viernes 14 de junio de 2013

Son dos las tentaciones que se han de afrontar en este momento de la historia de la Iglesia: retroceder por ser temerosos de la libertad que viene de la ley «realizada en el Espíritu Santo» y ceder a un «progresismo adolescente», es decir, propenso a seguir los valores más fascinantes propuestos por la cultura dominante. El Papa Francisco habló de ello el 12 de junio en su homilía, comentando las lecturas —de la segunda carta de san Pablo a los Corintios (3, 4-11) y del Evangelio de san Mateo (5, 17-19)— al celebrar la misa en la Domus Sanctae Marthae. Se centró sobre todo en las explicaciones dadas por Jesús a quienes le acusaban de querer cambiar la ley de Moisés. Él los tranquiliza diciendo: «Yo no vengo a abolir la ley sino a darle pleno cumplimiento».

Esta ley «es sagrada —observó el Papa— porque conducía al pueblo a Dios». Por lo tanto, «no se puede tocar». Había quien decía que Jesús «cambiaba esta ley». Él, en cambio, buscaba hacer entender que se trataba de un camino que conduciría «al crecimiento», es más, a la «plena madurez de esa ley. Y decía: Yo vengo a dar cumplimiento. Así como el brote que “despunta” y nace la flor, así es la continuidad de la ley hacia su madurez. Y Jesús es la expresión de la madurez de la ley».

El Pontífice reafirmó luego el papel del Espíritu Santo en la transmisión de esta ley. En efecto, «Pablo dice que esta ley del Espíritu la tenemos por medio de Jesucristo, porque no somos capaces de pensar algo como procedente de nosotros; nuestra capacidad viene de Dios. Y la ley que Dios nos da es una ley madura, la ley del amor, porque hemos llegado a la última hora. El apóstol Juan dice a su comunidad: Hermanos, hemos llegado a la última hora. A la hora del cumplimiento de la ley. Es la ley del Espíritu, la que nos hace libres».

Sin embargo, se trata de una libertad que, en cierto sentido, nos da miedo. «Porque —precisó el Pontífice— se puede confundir con cualquier otra libertad humana». Y «la ley del Espíritu nos lleva por el camino del discernimiento continuo para hacer la voluntad de Dios»: también esto nos asusta.

Pero cuando nos asalta este miedo corremos el riesgo de sucumbir a dos tentaciones —advirtió el Santo Padre. La primera es la de «volver atrás porque no estamos seguros. Pero esto interrumpe el camino». Es «la tentación del miedo a la libertad, del miedo al Espíritu Santo: el Espíritu Santo nos da miedo». Pero «la seguridad plena está en el Espíritu Santo que te conduce hacia adelante, que te da confianza y, como dice Pablo, es más exigente: en efecto, Jesús dice que “antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la ley”. Por lo tanto es más exigente, incluso si no nos da la seguridad humana porque no podemos controlar al Espíritu Santo».

La segunda tentación es la que el Papa definió como «progresismo adolescente». No se trata de auténtico progreso: es una cultura que avanza, de la que no logramos desprendernos y de la cual tomamos las leyes y los valores que más nos gustan, como hacen precisamente los adolescentes. Al final, el riesgo que se corre es el de resbalar y salirse del camino. Según el Pontífice, se trata de una tentación recurrente en este momento histórico para la Iglesia. «No podemos retroceder —dijo el Papa— y deslizarnos fuera del camino». El camino a seguir es este: «La ley es plena, siempre en continuidad, sin cortes: como la semilla que acaba en la flor, en el fruto. El camino es el de la libertad en el Espíritu Santo, que nos hace libres, en el discernimiento continuo sobre la voluntad de Dios, para seguir adelante por este camino, sin retroceder» y sin resbalar. Y concluyó: «Pidamos el Espíritu Santo que nos da vida, que lleva hacia adelante, que lleva a la plena madurez esa ley que nos hace libres».

HOMILÍA DEL SANTO PADRE FRANCISCO EN EL DÍA DE PENTECOSTÉS

19.05.2013 14:08

 

Queridos hermanos y hermanas:

En este día, contemplamos y revivimos en la liturgia la efusión del Espíritu Santo que Cristo resucitado derramó sobre la Iglesia, un acontecimiento de gracia que ha desbordado el cenáculo de Jerusalén para difundirse por todo el mundo.

Pero, ¿qué sucedió en aquel día tan lejano a nosotros, y sin embargo, tan cercano, que llega adentro de nuestro corazón? San Lucas nos da la respuesta en el texto de los Hechos de los Apóstoles que hemos escuchado (2,1-11). El evangelista nos lleva hasta Jerusalén, al piso superior de la casa donde están reunidos los Apóstoles. El primer elemento que nos llama la atención es el estruendo que de repente vino del cielo, «como de viento que sopla fuertemente», y llenó toda la casa; luego, las «lenguas como llamaradas», que se dividían y se posaban encima de cada uno de los Apóstoles. Estruendo y lenguas de fuego son signos claros y concretos que tocan a los Apóstoles, no sólo exteriormente, sino también en su interior: en su mente y en su corazón. Como consecuencia, «se llenaron todos de Espíritu Santo», que desencadenó su fuerza irresistible, con resultados llamativos: «Empezaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía manifestarse». Asistimos, entonces, a una situación totalmente sorprendente: una multitud se congrega y queda admirada porque cada uno oye hablar a los Apóstoles en su propia lengua. Todos experimentan algo nuevo, que nunca había sucedido: «Los oímos hablar en nuestra lengua nativa». ¿Y de qué hablaban? «De las grandezas de Dios».

A la luz de este texto de los Hechos de los Apóstoles, deseo reflexionar sobre tres palabras relacionadas con la acción del Espíritu: novedad, armonía, misión.

1. La novedad nos da siempre un poco de miedo, porque nos sentimos más seguros si tenemos todo bajo control, si somos nosotros los que construimos, programamos, planificamos nuestra vida, según nuestros esquemas, seguridades, gustos. Y esto nos sucede también con Dios. Con frecuencia lo seguimos, lo acogemos, pero hasta un cierto punto; nos resulta difícil abandonarnos a Él con total confianza, dejando que el Espíritu Santo anime, guíe nuestra vida, en todas las decisiones; tenemos miedo a que Dios nos lleve por caminos nuevos, nos saque de nuestros horizontes con frecuencia limitados, cerrados, egoístas, para abrirnos a los suyos. Pero, en toda la historia de la salvación, cuando Dios se revela, aparece su novedad - Dios ofrece siempre novedad -, trasforma y pide confianza total en Él: Noé, del que todos se ríen, construye un arca y se salva; Abrahán abandona su tierra, aferrado únicamente a una promesa; Moisés se enfrenta al poder del faraón y conduce al pueblo a la libertad; los Apóstoles, de temerosos y encerrados en el cenáculo, salen con valentía para anunciar el Evangelio. No es la novedad por la novedad, la búsqueda de lo nuevo para salir del aburrimiento, como sucede con frecuencia en nuestro tiempo. La novedad que Dios trae a nuestra vida es lo que verdaderamente nos realiza, lo que nos da la verdadera alegría, la verdadera serenidad, porque Dios nos ama y siempre quiere nuestro bien. Preguntémonos hoy: ¿Estamos abiertos a las “sorpresas de Dios”? ¿O nos encerramos, con miedo, a la novedad del Espíritu Santo? ¿Estamos decididos a recorrer los caminos nuevos que la novedad de Dios nos presenta o nos atrincheramos en estructuras caducas, que han perdido la capacidad de respuesta? Nos hará bien hacernos estas preguntas durante toda la jornada.

2. Una segunda idea: el Espíritu Santo, aparentemente, crea desorden en el Iglesia, porque produce diversidad de carismas, de dones; sin embargo, bajo su acción, todo esto es una gran riqueza, porque el Espíritu Santo es el Espíritu de unidad, que no significa uniformidad, sino reconducir todo a la armonía. En la Iglesia, la armonía la hace el Espíritu Santo. Un Padre de la Iglesia tiene una expresión que me gusta mucho: el Espíritu Santo “ipse harmonia est”. Él es precisamente la armonía. Sólo Él puede suscitar la diversidad, la pluralidad, la multiplicidad y, al mismo tiempo, realizar la unidad. En cambio, cuando somos nosotros los que pretendemos la diversidad y nos encerramos en nuestros particularismos, en nuestros exclusivismos, provocamos la división; y cuando somos nosotros los que queremos construir la unidad con nuestros planes humanos, terminamos por imponer la uniformidad, la homologación. Si, por el contrario, nos dejamos guiar por el Espíritu, la riqueza, la variedad, la diversidad nunca provocan conflicto, porque Él nos impulsa a vivir la variedad en la comunión de la Iglesia. Caminar juntos en la Iglesia, guiados por los Pastores, que tienen un especial carisma y ministerio, es signo de la acción del Espíritu Santo; la eclesialidad es una característica fundamental para los cristianos, para cada comunidad, para todo movimiento. La Iglesia es quien me trae a Cristo y me lleva a Cristo; los caminos paralelos son muy peligrosos. Cuando nos aventuramos a ir más allá (proagon) de la doctrina y de la Comunidad eclesial – dice el Apóstol Juan en la segunda lectura -  y no permanecemos en ellas, no estamos unidos al Dios de Jesucristo (cf. 2Jn 1,9). Así, pues, preguntémonos: ¿Estoy abierto a la armonía del Espíritu Santo, superando todo exclusivismo? ¿Me dejo guiar por Él viviendo en la Iglesia y con la Iglesia?

3. El último punto. Los teólogos antiguos decían: el alma es una especie de barca de vela; el Espíritu Santo es el viento que sopla la vela para hacerla avanzar; la fuerza y el ímpetu del viento son los dones del Espíritu. Sin su fuerza, sin su gracia, no iríamos adelante. El Espíritu Santo nos introduce en el misterio del Dios vivo, y nos salvaguarda del peligro de una Iglesia gnóstica y de una Iglesia autorreferencial, cerrada en su recinto; nos impulsa a abrir las puertas para salir, para anunciar y dar testimonio de la bondad del Evangelio, para comunicar el gozo de la fe, del encuentro con Cristo. El Espíritu Santo es el alma de la misión. Lo que sucedió en Jerusalén hace casi dos mil años no es un hecho lejano, es algo que llega hasta nosotros, que cada uno de nosotros podemos experimentar. El Pentecostés del cenáculo de Jerusalén es el inicio, un inicio que se prolonga. El Espíritu Santo es el don por excelencia de Cristo resucitado a sus Apóstoles, pero Él quiere que llegue a todos. Jesús, como hemos escuchado en el Evangelio, dice: «Yo le pediré al Padre que os dé otro Paráclito, que esté siempre con vosotros» (Jn 14,16). Es el Espíritu Paráclito, el «Consolador», que da el valor para recorrer los caminos del mundo llevando el Evangelio. El Espíritu Santo nos muestra el horizonte y nos impulsa a las periferias existenciales para anunciar la vida de Jesucristo. Preguntémonos si tenemos la tendencia a cerrarnos en nosotros mismos, en nuestro grupo, o si dejamos que el Espíritu Santo nos conduzca a la misión. Recordemos hoy estas tres palabras: novedad, armonía, misión.

La liturgia de hoy es una gran oración, que la Iglesia con Jesús eleva al Padre, para que renueve la efusión del Espíritu Santo. Que cada uno de nosotros, cada grupo, cada movimiento, en la armonía de la Iglesia, se dirija al Padre para pedirle este don. También hoy, como en su nacimiento, junto con María, la Iglesia invoca: «Veni Sancte Spiritus! – Ven, Espíritu Santo, llena el corazón de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor». Amén.

Noticias

HOMILÍA DEL SANTO PADRE FRANCISCO EN EL DÍA DE PENTECOSTÉS

19.05.2013 14:05
  Queridos hermanos y hermanas: En este día, contemplamos y revivimos en la liturgia...

Excursión a Lorca

02.04.2013 10:50
   Un grupo formado por 56 alumnos del instituto Felipe II de Mazarrón,...

Papa Francisco

19.03.2013 19:00
Miles de fieles ovacionan al papa Francisco en su primer ángelus Fotos de la...

Entrevista al Papa Francisco cuando era cardenal (muy interesante)

17.03.2013 12:51

Habemus Papam

14.03.2013 10:16
Francisco I, el primer papa americano y jesuitaVer vídeoFrancisco I, el primer...

EL CARDENAL BERGOGLIO ES EL PAPA FRANCISCO

14.03.2013 10:12
  El cardenal Jorge Mario Bergoglio S.I. ha sido elegido Sumo Pontífice, 265 sucesor...

Inicio del Cónclave

12.03.2013 22:45
Especial Informativo inicio Cónclave - 12/03/13Ver vídeoEspecial...

Homilía Cardenal decano en la misa "proelegendi pontifice"

12.03.2013 21:03
  ¡DIOS NOS CONCEDA UN PONTÍFICE QUE PRESIDA EN LA CARIDAD! Ciudad del Vaticano, 12...

Habemus Papam

11.03.2013 16:05
Histórico Benedicto XVI Juan Pablo II Juan Pablo I Pablo VI Pio XII Juan...

LOS CÓNCLAVES DE LOS ÚLTIMOS SIGLOS

11.03.2013 15:58
  Publicamos a continuación una cronología, facilitada por Radio Vaticano, de los...

NORMAS NONNULLAS DEL SUMO PONTÍFICE BENEDICTO XVI SOBRE ALGUNAS MODIFICACIONES DE LAS NORMAS RELATIVAS A LA ELECCIÓN DEL ROMANO PONTÍFICE

01.03.2013 09:12
Con la Carta apostólica De aliquibus mutationibus in normis de electione Romani...

AUDIENCIA GENERAL Plaza de San Pedro Miércoles 27 de febrero de 2013

01.03.2013 09:09
Venerados hermanos en el episcopado y en el presbiterado, distinguidas...

Benedicto XVI se despide

01.03.2013 09:06
“Queridos amigos estoy contento de estar con vosotros. Gracias por vuestra amistad y...

El Santo Padre presenta su renuncia

11.02.2013 19:04
  "Queridísimos hermanos, Os he convocado a este Consistorio, no sólo para las tres...
Elementos: 1 - 14 de 14

Inicio

El educador cristiano: testigo de Jesucristo

19.02.2013 20:17
Ser Educador en Nombre de Cristo by Pedro Martínez González

La Elección Papal

18.02.2013 13:58
elección papa by Pedro Martínez González

Eucaristía imposición de la ceniza, Vaticano-Benedicto XVI

16.02.2013 14:01

Documental sobre Benedicto XVI

16.02.2013 13:58

Cómo se elige un Papa

11.02.2013 18:13
http://vaticaninsider.lastampa.it/es/vaticano/come-si-elegge-il-papa/  

El verdadero San Valentín

11.02.2013 08:55
Se dice cientos de veces a la ligera que el día de San Valentín es el día de los enamorados. Pero lejos de historias cursis remontémonos al año 270 d.C. y a la situación política de aquella época para entender quién fue nuestro héroe Valentín. Claudio II "el Gótico", un tirano emperador romano de...

Semana de Cine Espiritual

19.01.2013 19:30
www.delegaciondeensenanzadiocesisdecartagena.org/images/files/20121212%20Cine%20Espiritual_SegundoInformativo_2.pdf

Un regalo interesante para los profes estas navidades

06.12.2012 12:44
http://profesoradoreligion.blogspot.com.es/2012/11/como-desarrollar-las-competencias.html

Motivo para elegir la clase de religión

21.11.2012 15:09
Los padres pueden exigir en todos los centros docentes la enseñanza de religión para sus hijos Coincidiendo con el periodo de matriculaciones para el curso 2012-2013, los delegados de Educación de las diócesis de Euskadi animan a las familias a que opten por las clases de religión en los centros...

Catequesis sobre los Sacramentos a luz de "Porta Fidei" para JMV

11.11.2012 11:49
Aquí os dejo las presentaciones de la ponencia y el texto completo de la misma:        

1 Y 2 DE NOVIEMBRE: LAS FESTIVIDADES DE "TODOS LOS SANTOS" Y "DIFUNTOS

31.10.2012 04:00
  En España es tradición, desde tiempos remotos, visitar a los familiares muertos, adornando y engalanando sus lápidas con flores, acudiendo así en una peregrinación anual al cementerio. Se celebra el día 2 de noviembre, que hasta hace muy poco, era festivo. En todas las iglesias se...

V Encuentro de alumnos de Religión (6 de Noviembre-Cartagena)

19.10.2012 20:31
Enlace sobre programación y material: http://www.delegaciondeensenanzadiocesisdecartagena.org/index.php/features/197-v-encuentro-alumnos-religion

Sobre la cuestión de si la nota de Reli cuenta o no...

08.10.2012 21:21
SEGÚN LA LEY EN VIGOR DE EDUCACIÓN: La nota de Reli, SI cuenta para la obtención del título de Graduado en ESO y hace media junto con el resto de asignaturas. En Bachillerato también cuenta para la obtención del título de Bach. aunque no para la media de selectivadad, pues ahí sólo cuentan las...

Elige la clase de Religión

20.09.2012 18:36
Elementos: 1 - 14 de 14